El ‘‘shokuatsu’’ es una técnica desarrollada por el profesor de origen japonés Saburo Fukuhara para despertar el poder de autocuración de las personas. Se trata de una terapia alternativa que emula las caricias, abrazos y afecto que brinda una madre a su hijo. Es una terapia que acelera el mecanismo de inmunidad del organismo por sí mismo mediante el relax y la estimulación de producción de endorfinas.

saburo fukuharaQuién es Saburo Fukuhara

福原 三郎 (フクハラ サブロウ)

Fukuhara es profesor del Sapporo Aoba Acupuncture, Moxibustion & Jusei College.

Es además Kodokan judo 8° Dan, doctor en filosofía y director de la Sociedad de Prevención y Medicina Alternativa.

Origen del Shokuatsu

La técnica del shokuatsu fue desarrollada por Fukuhara a raíz de un accidente que sufrió su hermano menor andando en bicicleta. A raíz del impacto el niño había sufrido lesiones que casi lo llevan a la muerte. “Se quedó sin respiración y los médicos dijeron que casi nada se podía hacer. Mi madre lo arrulló en sus brazos hasta el día siguiente y mi hermano se recuperó. Hoy es un doctor graduado en medicina, especializado en acupuntura y terapias alternativas.

“Shokuatsu” viene de la unión de dos vocablos japoneses: “shoku”, que quiere decir “leve, suave”,  y “atsu”, que significa “presión”.  Así aplicada, la terapia logra revitalizar, activar y acelerar el poder natural de cura o el mecanismo de inmunidad innato en el organismo.

Cómo actúa el Shokuatsu

En esencia, explica el maestro Fukuhara, el masaje por sí solo no sirve; requiere de otro ingrediente esencial: “El sentimiento de amor y cuidado del terapeuta para con su paciente” (Ya hemos abordado éste aspecto cuando hablábamos sobre Metta o Bondad Amorosa como ingrediente esencial en el Masaje Tailandés). Ese afecto parecido al que confiere la madre al niño es transmitido al individuo a través de los dedos de las manos aumentando su poder de autocuración.

shokuatsu¿Qué explicación puede tener ésto? El ser humano, a través de la crianza, desarrolla una relación única de padres e hijos. La criatura que es amparada por los brazos de sus padres y es acariciada con ternura se llena de una condición que lo aleja de la inseguridad, el miedo y el dolor.

Así también el organismo del adulto es satisfecho por el sentimiento de total seguridad y tranquilidad que le confiere el terapeuta al estimular en él la hormona llamada endorfina, que, a su vez, elimina y alivia el dolor, equilibra la presión, la tensión nerviosa y física y aumenta el poder natural de cura. Se considera que las hormonas que produce el cuerpo son cinco veces más potentes que la morfina y no tiene contraindicación.

“El mecanismo sicofisiológico es inseparable, por tanto, una dolencia o una enfermedad es un estado donde el cuerpo, el corazón y la mente están intrínsecamente relacionados. Nuestras células, nervios, hormonas, enzimas, sistema inmunológico, reaccionan sensiblemente a cualquier estímulo u objeto extraño. Saber interpretar todo esto es tarea del ‘shokuatsu’ “.

Las dolencias que pueden ser tratadas a través de esta terapia van desde dolores musculares, dolor ciático, gota, náuseas y vómitos. Si bien sería difícil aplicarlo en casos de cáncer, su utilización preventiva podría ayudar a evitarlo.

El presente artículo está dedicado con todo el amor y respeto a Joana Reyes Joana Reyes

mi fuente de información sobre ésta maravillosa técnica que entrelaza con hilos de oro éste mundo material con el universo eterno.

Gracias inspiradora compañera del alma.