“La felicidad no está en tener todo lo que se desea si no en disfrutar de lo que se tiene”

El sabor de la cotidianidad:

Hoy en día vivimos con prisas, numerosas obligaciones y responsabilidades hacen que nos veamos enredados en una vorágine de “haceres y quehaceres” sin dejar apenas tiempo para disfrutar y apreciar los detalles y las pequeñas cosas que nos suceden cotidianamente y que podemos llegar a percibir como densos, grisáceos, monótonos o pesados…

¿Qué sabor posee nuestra cotidianidad? Los seres humanos poseemos muchas habilidades y, parece, que poseemos una enorme facilidad para enredarnos y complejizarnos la vida, hacer difícil lo sencillo y reinterpretar nuestras relaciones con otros generándonos conflictos una y otra vez.

“Tanta prisa tenemos por hacer, escribir y dejar oír nuestra voz en el silencio de la eternidad, que olvidamos lo único realmente importante: Vivir“.  (R.L.Stevenson)

Confitería saludable para el cuerpo:

“La felicidad está en el gusto y no en las cosas”   (F. Rochefoucauld).

Aprender a disfrutar de las pequeñas cosas que nos brinda la vida es uno de los mayores regalos que nos podemos hacer a nosotros mismos, prácticamente cada día, ya que eso nos permite vivir cada momento como si fuese único y con conciencia plena.

Abrir un espacio para obsequiarnos con un gustoso momento, realizado con mucho placer, agrado y de muy buena gana. Por ejemplo, un pequeño /gran detalle que nos aportará bienestar, calma, relajación y salud es un buen y delicado masaje, donde nos sea trabajado músculo a músculo, estirándolo, relajándolo, volviéndole a un estado optimizado de flexibilidad, a una nueva y apetitosa sensación en que sentimos el alivio…

Ésta, es una golosina para el cuerpo sencilla, práctica y muy saludable, de un sabor e intensidad que nos retorna a la paz física y mental, nos acerca a la delicada textura de la felicidad y el bienestar.

“El mejor cosmético para la belleza es la felicidad”. (Condesa de Blessington)

tranquilidad y bienestar

La paz viene del interior. No la busques fuera, (Siddhārtha Gautama).

Algunas razones por las que le gustan tanto los masajes a nuestro cuerpo:

  • Despeja la mente, hace que puedas observar desde la calma y sosiego los problemas que rondan por tu cabeza.
  • Permite liberar tensiones de manera que la persona retome lo que le es natural, su fluidez.
  • Una sesión de masaje puede obrar maravillas en la mente: reduce la tensión mental, aumenta la habilidad para reconocer las señales del estrés y aumenta la capacidad para pensar con claridad.
  • En el terreno deportivo facilita que las lesiones sean mucho más leves y la recuperación más rápida.
  • A través de la presión ejercida sobre los músculos liberamos tensiones que no podríamos expulsar de otra forma.
  • Es una poderosa técnica de “Prevención” pues, evita dolores de espalda, articulares, musculares y previene de futuras contracturas, lumbalgias, cefaleas, etc…
  • El Masaje es una forma de Arte Sagrado y Sanador donde sentimos, percibimos e inter-actuamos con el otro a través de nuestro tacto, nuestra Presencia (como Ser) y de nuestra intención.
  • Por la delicadeza y precisión de los Masajes Relajantes Orientales que aportan tanta paz y relajación, tanto a nivel mental como físico.
  • Es un perfecto complemento para los preliminares en las relaciones de pareja.
  • Por la eficacia que posee la reflexología, donde el/la masajista busca entre las orejas, manos y pies enlaces con el resto del cuerpo.
  • Ayuda a regenerar nuestro cuerpo y sentirnos mejor con nosotros mismos.
  • Aunque sea algo doloroso en alguna ocasión dada la tensión que podamos padecer, el placer tras pasar por las manos de un/a buen masajista es indescriptible.
  • Tu cuerpo, la Casa donde habita Tu Vida… se merece ser gustosamente mimado de vez en cuando.
  • La esencia del masaje es el tacto cuidadoso y amoroso (con-tacto), siendo una actividad popular a nivel mundial y que cuenta con multitud de apetitosas y eficientes variantes.
  • No solo es bueno para los músculos sino que puede prevenir enfermedades óseas y músculo-esqueléticas.
  • Es el premio perfecto para finalizar una intensa jornada laboral y, a la mañana siguiente irás con más ganas, fuerza y dinamismo al trabajo.
  • Unido y compaginado a otras actividades como la relajación.., puede ser un gran plan para realizar en pareja.
  • Ayudan a controlar la depresión y la ansiedad. El masaje “muestra el camino de sanación a nuestro cuerpo”.
  • Mejoran el sueño y su calidad en breves sesiones, olvídate de los medicamentos contra el insomnio.
  • El masaje terapéutico y profesional, hace que el organismo mejore en varios de los sistemas, como el inmune, el circulatorio, el endocrino y en el de nosotros… también el energético.
  • Te sentirás mucho más atractivo, te querrás y querrás construir tu felicidad, pues… La felicidad no es una meta lejana que se halla fuera de ti. Se trata, en esencia, de un estado mental. Por eso, podemos (si queremos) prestar más y mejor atención al modo en que lo construimos, día a día, minuto a minuto.

Una vez le preguntaron a Tales de Mileto, el que fue el iniciador de la indagación racional sobre el universo, por lo que es considerado el primer filósofo de nuestra cultura occidental:

¿Cuál es el hombre feliz?  y Tales respondió: “El que tiene un cuerpo sano, un espíritu despierto y una naturaleza apacible”.

alegría y felicidad de vivir … Que vivas por el tiempo que tú quieras,
y que siempre quieras vivir plenamente.

Recuerda siempre olvidar
las cosas que te entristecieron.
Pero nunca te olvides de recordar
las cosas que te alegraron….  (antígua canción/oración irlandesa)

 

Somos un Centro de Masajes cuyo objetivo es la preservación de las formas indígenas de la terapia corporal y masajes terapéuticos procedentes de culturas ricas en tradiciones curativas y sanadoras.

Visitad: masajes-orientales-madrid