Masaje circulatorio en las piernas

Existen bastantes estilos y técnicas de masajes terapéuticos y siempre lo mejor será recibirlo de manos de un experto. Ahora bien, se dan muchos momentos en nuestro día a día que no poseemos accesible el recibir un buen masaje de manos de un terapéuta corporal y será en éstos casos cuando habremos de recurrir al automasaje.

Hoy vamos a abordar el denominado “masaje circulatorio”, es decir, aquél que posee como objetivo la activación del riego sanguíneo y linfático. Es gracias a éste masaje ejercido sobre nuestra piel y músculos como movilizaremos nuestros líquidos corporales, activando así la nutrición celular y favoreciendo la eliminación de toxinas a través de nuestro sistema linfático.

Esta técnica de masaje nos permitirá, a su vez, la mejora del retorno venoso del cuerpo gracias a los movimientos ascendentes que realizaremos. Toda la sangre que logremos redistribuir mediante el masaje conseguirá ir incrementando la temperatura de los tejidos de nuestras piernas y mejorar nuestro estado físico general.

Cómo realizar el masaje circulatorio de piernas

Este es un masaje que puede ser realizado en el momento que lo necesitemos, ahora bien, es muy recomendado hacerlo al final de nuestra jornada, llegados a nuestra casa y cuando ya después podremos descansar y recuperar la energía empleada en nuestra labor cotidiana.

Existen varios tipos de maniobras y técnicas de masaje a aplicar, tales como: rozamiento, fricción o amasamiento.
En el rozamiento, utilizamos la palma de la mano sin presionar demasiado para aplicar el masaje. No perder el contacto con la piel, lo que favorecerá el calentamiento del músculo o grupo muscular, aumentará la sensibilidad y activará positivamente la circulación sanguínea de la epidermis.

El masaje de fricción es similar al anterior pero presionando un poco. Comprimir con una firmeza mayor pero contraponiendo las manos. Nunca se debe producir dolor, ya que el movimiento ha de realizarse con suavidad y lentitud. Con esta técnica, se empieza a drenar y a favorecer el flujo sanguíneo.

Mediante la técnica del amasamiento, realizamos pequeñas presiones sobre el músculo como si amasáramos masa de pan. El movimiento ha de realizarse en sentido alterno (manos contrapuestas).

auto masaje en piernas

Realizarnos auto-masajes en las piernas nos reporta buenos beneficios para la salud.

El protocolo básico de trabajo se resume en ésta serie de pasos que ejerceremos en ambas piernas:

  1. Deslizamos una mano por debajo del pie y otra por encima hasta el tobillo.
  2. Llegamos al tobillo y rotamos en forma de círculos girando alrededor del maleolo.
  3. Subimos hacia la rodilla por el gemelo, deslizando una mano por detrás de la otra hasta el hueco de la rodilla.
  4. Iniciamos la subida por encima de la pantorrilla hasta la rodilla. Deslizamos siempre una mano tras al otra.
  5. Paramos en la rodilla y la frotamos en forma de círculos. Círculos rotativos, varias veces.
  6. Ahora subimos por el interior del muslo hasta la ingle varias veces, con una mano deslizándose detrás de la otra. En la ingle presionamos suavemente.
  7. Cambiamos la posición y deslizamos las manos por la zona externa del muslo, como si lo abrazáramos, hasta la cadera.

Procedimiento:

a) Necesitaremos un aceite de almendras (si no poseemos, un aceite de oliva virgen nos servirá) de calidad que aportará, además, una nutrición extra a nuestra piel.

A su vez, recomendamos el uso de “agua de romero” que podemos preparar en casa, ¿cómo?

agua de romero

El uso externo del agua de romero ayuda a desinflamar y relajar los músculos doloridos, descansar los pies hinchados, y es muy efectivo contra el reuma y la ciática.

Para hacer agua de romero cogemos romero fresco (unas seis ramas) y ponerlas en un frasco de cristal con un litro de agua mineral y medio vasito de alcohol de 90º.

Dejamos que macere en un lugar oscuro durante dos semanas. Media hora antes de realizar el masaje, introducimos la botella en el refrigerador para tenerlo fresco.

Para las piernas hinchadas el agua de romero es muy beneficiosa, ya que es un antiinflamatorio y estimula la circulación.

b) Escucha música relajante. Para ampliar el efecto de reducción de la ansiedad y de aumento de la relajación, selecciona una música suave y relajante. Ponla a un volumen agradable que propicie la relajación.

c) A continuación, nos aplicaremos el aceite en las manos para que tome calor y comenzaremos el masaje por los pies y tobillos. Ligeras fricciones, movimientos circulares, pequeñas presiones y ejercemos un movimiento ascendente, hacia la pantorrilla. Las presiones no habrán de ser dolorosas, se trata simplemente de realizar siempre unos movimientos hacia arriba, hacia el corazón. Así estimulamos la oxigenación de los tejidos y aportamos oxigenación a las venas. Es importante recordad que, en caso de que existan varices o alguna arañita venosa, nunca la oprimiremos, actuaremos alrededor de ella, nunca directamente.

d) Realizaremos el masaje por zonas:
Del tobillo a la pantorrilla (unos 3 minutos).
De la pantorrilla hasta el muslo (aprox. 3 minutos). Siempre en sentido ascendente. Ejercemos un poco de presión con los dedos, después abriremos la palma y realizaremos movimientos de arrastre suave sobre la piel y los músculos en movimientos tambien ascendientes. Un detalle a tener en cuenta es mantener la correcta hidratación de la piel mediante el aceite que estemos utilizando.

e) Cuando hallamos finalizado el masaje en ambas piernas, podremos aplicar unas toallas pequeñas humedecidas con agua de romero fresca por el tiempo aproximado de unos 10 minutos.
Este paso será de gran alivio, facilitará la desinflamación y reactivará la circulación. A su vez, las toxinas y la posible acumulación de líquidos será delicadamente drenada mediante este sencillo y efectivo masaje.
Es muy recomendable realizarlo dos días a la semana. Notaremos la diferencia.

Os dejamos aquí unos vídeos que os ayuden e ilustren sobre las técnicas básicas de automasaje en pies y piernas:

Masaje en los pies: tonifica los músculos y estimula las glándulas de la dermis para que produzcan hormonas, entre ellas la serotonina, la cual calma la mente y las emociones.

Masaje en parte inferior de las piernas: Relajación y activación de circulación sanguínea y linfática. Liberación de la sensación de pesadez en las piernas.

Masaje en parte superior de las piernas: especialmente en aquellas zonas propensas a la celulitis mejorarán la circulación de la sangre en el cuerpo. La presión aplicada sobre la piel reactiva el flujo de la sangre y mejora la distribución de oxígeno a varias partes del cuerpo humano.

Encuentra Nuestro Centro de Masajes Orientales en las principales Redes:

FacebookTwitter Masajes Xiao YingGoogle+LinkedinPinterestYouTubeVimeo